La mala suerte se ceba con José Serrano


 cad_sev_02.jpg
 Imagen habla por si sola. Serrano maldice su suerte.

En las horas previas al partido contra el Sevilla Atlético, no dudó en ofrecerse a Jose González. Si me tiene que llegar, el momento es ahora, declaró José Serrano, viendo la luz al final del túnel. Ha sido muy duro pero después de todo, cuando empiezas a entrenar y te encuentras bien semana tras semana, poco a poco, va desapareciendo el miedo, indicó en rueda de prensa. La temporada 2011-2012 no había sido nada buena para el sevillano. Tan sólo había saltado al terreno de juego en tres ocasiones: dos en Liga (ante el Ceuta y Poli Ejido) y una en Copa del Rey (ante la RSD Alcalá) Apenas ciento setenta y siete minutos de juego, entre las dos competiciones. José Serrano había pasado por un auténtico calvario de lesiones, encadenadas desde el final de la temporada pasada y la actual. Cada vez que parecía estar recuperado, volvía a recaer. Esta jornada, ante el Sevilla Atlético, parecía el encuentro propicia para su reaparición, después de haber disputado media hora contra el Poli Ejido en la decimonovena jornada. Por un lado, era el único central disponible de la plantilla junto a Baquero: Murillo cumplía ciclo de amonestaciones y Goikoetxea había sido duda durante toda la semana. Por el otro, él confiaba en sus posibilidades de retornar al equipo.Ante la confianza mostrada por el central, Jose González lo alineó ante el Sevilla Atlético. Un partido muy especial para Serrano, que se formó en la cantera sevillista. Su tercer partido de Liga, trece jornadas después de su último encuentro. Lo hizo como titular, formando pareja con Pedro Baquero, con el que la temporada pasada jugó siete encuentros en el centro de la zaga.La primera parte de José Serrano no fue mala. El sevillano estuvo correcto atrás, incorporándose cuando podía a las jugadas a balón parado. Todo hacía indicar que iba a pasar la prueba de fuego, que su calvario de lesiones iba a finalizar. Pero no fue así. Al poco de reanudarse el encuentro, sufrió un golpe que despertó todas las alarmas.El central se dolió y Jose González no tardó en mandar a calentar a Wilfried Moke, por si tenía que sustituir a Serrano. Un Serrano que, a pesar de todo, permaneció en el terreno de juego. No llegó a rematar un envío desde la esquina de Ferreiro, en cuyo rechace estuvo cerca de marcar Baquero. Tras esta jugada, no pudo más. Tuvo que ser sustituido, a los sesenta y dos minutos de partido, por Moke. Demasiada mala suerte la de José Serrano, que está viendo truncada su trayectoria por las lesiones. Tras su reaparición, volvió a caer lesionado. La mala suerte parece haberse cebado con el sevillano. Ahora, queda esperar que la lesión no sea nada y pueda reponerse cuanto antes.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *