Hernández Cifuentes fue el hombre del partido


 hernandez_cifuentes.jpg
 Las imágenes de los tres golesdel CD Lugo hablan por si solas.Si no es por la omisión de Hernández Cifuentes no hubiera sido válido ninguno de los tres.

La designación de Hernández Cifuentes como árbitro del decisivo CD Lugo-Cádiz trajo cola desde que se hizo oficial. La afición cadista comenzó a desconfiar del colegiado por sus números, que daban muestras de ser demasiado caseros: en trece partidos, seis victorias locales, seis empates y una victoria visitante. Una desconfianza que aumentó después de que se recordara que él fue quien arbitró al Cádiz en el Príncipe Felipe de Cáceres. En aquel partido, Hernández Cifuentes dejó muestras de su actitud altiva, de tomar decisiones desconcertantes para ambos equipos y de ser amigo de las expulsiones tontas. No dudó en expulsar a Camille, con demasiada rigurosidad, por perder tiempo en sacar de banda. Unas impresiones que, tras el partido de ida de esta decisiva eliminatoria de play-off, quedan más que refrendadas.Ya fue desconcertante, desde el principio su actuación, con su decisión de aplazar el choque si no cesaba la lluvia. Al final el encuentro se disputó y, con su pitido final, comenzó su actuación estelar. Pronto, a los once minutos de juego, llegó el primer número de la tarde. Pita batía a Aulestia tras recoger un rechace de Belencoso, que estaba en fuera de juego en el momento del remate. Fuera de juego de libro, que no fue considerado como tal por el colegiado. El gol subió al marcador y el árbitro continuó por sus derroteros. Llegada la media hora de partido, Hernánez Cifuentes volvió a dar como legal un gol del CD Lugo que no lo era. Una falta lejana fue prolongada por Garrido, rematando a placer Belencoso. El problema, que en el momento del pase, Garrido estaba en fuera de juego. Mención especial merece el tercer gol del CD Lugo. Félix Quero, en el área, le hace falta a Góngora y supera a Aulestia. El asturiano, en lugar de celebrar el tanto, espera, a ver la decisión arbitral, sabedor de que ha hecho falta. Sin embargo, Hernández Cifuentes no vio irregularidad alguna y dio como válido el gol. Pero lo mejor estaba por llegar. El colegiado, ante las airadas protestas del banquillo cadista, decidió expulsar a todo el que se interpuso en su camino. Expulsó a Jose González. Expulsó a Alfonso Cortijo. Expulsó al preparador físico cadista, Losada. Además, no señaló dos posibles penaltis a favor del Cádiz. Uno en cada tiempo; el primero, más claro que el segundo. En el primer tiempo, al poco de encajar el Cádiz el segundo gol de los gallegos, Ikechi Anya fue derribado, claramente, por Belforti en el área. Nada. En el segundo tiempo, un defensor del Lugo le dio a la pelota con la mano dentro del área, cuando Juanse Pegalajar pretendía internarse. Hernández Cifuentes, un triste protagonista de esta tercera eliminatoria del play-off de ascenso. De principio a fin, con una amenaza de suspensión, con tres goles que no debieron subir al marcador, tres expulsiones en el banquillo cadista y dos penaltis no pitados.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *