El Mirandés, destino de Cases

cad_lor_13.jpg?w=f90dbf1c La última vez que jugó en Segunda División fue en la temporada 2008-2009. Ahora, de cara a esta temporada 2012-2013, José María Cases regresará a la división de plata. Formaba parte del acuerdo por su fichaje por el Granada: pasara lo que pasara en Cádiz, el oriolano jugaría en la categoría de plata al año siguiente. Su destino, un recién ascendido: el Mirandés. En Anduva, Cases coincidirá con Carlos Pouso. El vasco ya lo tuvo a sus órdenes en la anterior etapa del futbolista en Segunda División, en el Éibar. Mientras estuvo Pouso como entrenador del conjunto armero, Cases gozó de continuidad. Disputó dieciocho partidos con el que será su nuevo entrenador en el banquillo. Finalizada la Liga, Cases jugaría veinticinco partidos en Segunda División. Regresa al fútbol profesional tras una temporada en la que ha sido como Jekyll y Hyde. Ha mostrado dos caras: una cara brillante, en el Orihuela y otra decepcionante, en el Cádiz. A Carranza llegó con la vitola de crack, tras haber dado un gran rendimiento en la primera parte de la temporada en uno de los gallitos del Grupo III, el Orihuela. Jugó dieciocho partidos y marcó cinco goles. Unos números que ilusionaron a la hinchada a su llegada al equipo en enero. Tras ser suplente en su debut como cadista en el Alfonso Murube ceutí, Cases consiguió el puesto de titular a partir del siguiente encuentro de los amarillos. Desde la vigésimo tercera jornada al final de la fase regular, lo jugó todo, a excepción del intrascendente Puertollano-Cádiz de la última jornada. El rendimiento del oriolano fue de más a menos. Dejó buenos detalles en sus primeras actuaciones, pero poco a poco su rendimiento se estancó, aportando más bien poco. No ofreció nada de lo que había mostrado en su etapa en el Orihuela. Su titularidad por decreto era poco comprendida por la afición. Más, cuando, con su llegada, desaparecieron de los planes del entrenador jugadores que sí habían destacado sobre el terreno de juego, como Dioni Villalba. Ni siquiera cuando el debate sobre la titularidad de Cases alcanzó su punto culminante, en pleno play-off de ascenso, Jose González cambió de parecer. En las eliminatorias decisivas, Cases jugó cinco partidos como titular y uno (el último, ante el CD Lugo en Carranza) saliendo desde el banquillo. La discreta temporada de Cases en el Cádiz se resume en sus cifras: veintiún partidos entre Liga y play-off (diecinueve de ellos como titular), acumulando mil quinientos once minutos de juego y marcando un solitario gol. Fue al Lorca Atlético, en Carranza y desde el punto de penalti. twitter-facebook.png

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *