La óptica chicharrera del partido


ten_cad_02.jpgEl once que cayó derrotado en Tenerife. Es la primera.Foto:  cortesía La Voz de Cádiz

Al igual que sucedia la pasada temporada, el Cádiz repetía rival como primer desplazamiento de la liga. Tenerife no fue afortunada esta vez para los amarillos que vieron como un buen Tenerife, despachaba el partido con un nítido dos a cero.  Como cada semana, esta es la crónica del partido visto desde la óptica «contraria». En este caso es Carlos Jorge, del rotativo «La Opinión» de Santa Cruz de Tenerife. La victoria del buen gusto El Tenerife vive una tarde festiva y logra su primer triunfo de la temporada ante un Cádiz intimidado (2-0)CARLOS JORGE / SANTA CRUZ DE TENERIFEEl Tenerife le lanzó un mensaje a los aficionados blanquiazules que a estas alturas de temporada todavía no tienen claro si van a sacar su abono. El equipo entrenado por José Luis Oltra alejó las dudas que había generado tras su decepcionante estrenó liguero frente al Sevilla Atlético (1-1) y ofreció un espectáculo del más alto nivel. Los locales superaron en todo al poderoso Cádiz (2-0). Nino, soberbio toda la tarde, y Ayoze, de cabeza, firmaron los goles del conjunto tinerfeñista. La victoria pudo ser aún más amplia de no mediar la buena actuación del meta visitante, Contreras.El cuadro local saltó al mejorado césped del Rodríguez López con el firme propósito de manejar el balón. Mucha intensidad y un esfuerzo generoso en la presión resultaron ser las armas iniciales de los guerreros de Oltra. Bertrán quería hacer sufrir, con sus incursiones por el costado derecho, al reubicado Lobos. Por delante, Santos, muy activo y que demostró, en esta ocasión, mayor apego a la banda diestra (le fabricó el segundo gol a Ayoze), fue objeto de las tres primeras faltas de los jugadores amarillos.Los blanquiazules combinan, tocan y se muestran. La voluntad de agradar a la afición fue la tónica predominante de un Tenerife detallista. Culebras, fallón en las entregas durante el tramo inicial de la contienda, mantenía a Gastón Casas bajo control y el bullicioso Dani, cuando tenía cerca al inconmensurable Juanma, prefería mirar a otro lado. A pesar de ser mejor que su adversario, el cuadro chicharrero no terminaba de encontrar a Nino. Así, el bagaje ofensivo se encontraba bajo mínimos (el almeriense pronto cambiaría las tornas). El partido tiende a espesarse. El Cádiz no hacía nada por demostrar el potencial que se le presuponía y vivía a un sinfín de metros de los dominios de Juan Pablo. Mientras, Santos disparaba alto después de una buena maniobra ofensiva del madrileño (26´).

ten_cad_01.jpg Marc y Lucas volvían a encontrarse después de la lesiónFoto:  cortesía La Voz de Cádiz

Cuando Nino entraba en juego, la sensación es que algo iba a pasar, y en el minuto 36 volvió a demostrar que es un grande, quizá el delantero más grande de la categoría. El andaluz enganchó un balón que le peleó a los centrales gaditanos y sacó un zurdazo para fusilar al meta Contreras. El Tenerife superaba a los puntos al Cádiz; también lo hacía en el marcador. Hubo de nuevo muchos aplausos, como sucedió ante idéntico oponente el día de la presentación, cuando el Tenerife enfilaba el camino de los vestuarios. Los de Oltra salieron a tope de la caseta y pronto resolvieron la contienda. Longás le dio un balón de forma exquisita a Santos. El ex del Lleida se internó por la derecha y centró al segundo palo. Ayoze le ganó en carrera a Cristian y llegó en posición de ventaja para cabecear al fondo de las redes. El Tenerife amenazaba con convertirse en un vendaval. Nino estaba lanzado y probó de nuevo a Contreras, quien respondió con seguridad (52´). N´Diaye lo intentó a continuación y el antiguo cancerbero del Betis volvió a atajar (53´). El Betis se enteró que para ganar los partidos hay que marcar goles, y para marcar goles hay que crear ocasiones. Fue en el minuto 58 cuando, a través de De la Cuesta, los de la Tacita de Plata se dieron por aludidos. Luego, Juan Pablo se complicó la vida al no decidirse a salir por un balón, que Dani cabeceó desde demasiado cerca de la portería (67´). Sin embargo, dos minutos antes, los chicharreros tuvieron la sentencia definitiva. Nino cambió los papeles con Longás y le entregó un balón de gol al aragonés, quien no pudo superar la oposición de Contreras. José Luis Oltra no quería dejar ningún cabo suelto y le dio entrada a Iriome para ensanchar el campo por la zona derecha. El de Icod de los Vinos salió con muchas ganas y creó varias ocasiones de peligro. La mejor versión de Iriome está de vuelta. El Cádiz acumuló alguna llegada, pero la victoria de los locales no corría peligro. Por si acaso, Juanma, Manolo Martínez y N´Diaye, en menor medida, mantenían muy altas las constantes vitales de un Tenerife que disparó la ilusión.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *