El Trofeo Carranza con el Barça y el Real Madrid recobra su esplendor de antaño

logo_small_new.gif

madrid_trofeocarranza.jpg

No son pocas las voces que se han alzado para valorar en su justa medida la apuesta por el renacimiento del Trofeo Ramón de Carranza. El que fue considerado sin discusión alguna el mejor Trofeo veraniego del mundo, y que estuvo a punto de morir de inanición hace dos veranos recobra por segundo año consecutivo gran parte del esplendor perdido.Para nuestra sección «Dicen que el amarillo» recogemos columna de opinión que sobre el terma escribe Willi Doña en Diario de Cádiz, edición papel. .-.-.-.-.-.-   .-.-.-.-.-.-  .-.-.-.-.-.   -.-.-.-.-.-.-   .-.-.-.-.-.-  .-.-.-.-.-.- Como en la edad de oroEl Trofeo Carranza tocó fondo hace un par de veranos con el lamentable episodio que obligó a celebrar la histórica 50ª edición -no podía ser otra- en San Fernando. Aquella vergonzosa situación llevó a muchos a proclamar que lo adecuado era soterrar el que quizá haya sido el torneo veraniego más ilustre del planeta. Reconozco que a mí me llegó a tentar esa idea en la calentura de momento tan negativo, aunque pronto se me quitó de la cabeza tamaño disparate. Dejar que se borrara de un plumazo más de medio siglo del mejor fútbol presenciado por los gaditanos hubiera sido un error mayúsculo que afortunadamente no se cometió.El método para hacer olvidar el desatino del exilio forzoso a Bahía Sur fue el más adecuado, el más impactante para la afición. Se volvió a concebir un cartel a la vieja usanza, al estilo de unos viejos tiempos que supusieron la edad de oro del Trofeo de los trofeos. La presencia de uno de los grandes del fútbol español-le duela a quien le duela siempre hubo dos más grandes que los demás- era algo que casi no recordaban los amantes del mítico Carranza. Los jóvenes ni sabían siquiera cómo se conjugaba eso. El regreso del Braga provocó aplausos merecidos al organizador, un Cádiz C.F. apoyado por el Ayuntamiento. Que el broche del Sporting de Braga fuera de plástico apenas sirvió para aminorar un pelín el éxito.Pero no quedó ahíla cosa. Ahora, el Real Madrid como equipo estelar. Y ahora, sin relleno. Cartelón, pedazo de Trofeo, como en los buenos tiempos. Ovación de gala para la organización. Ya nadie quiere enterrar el Carranza. Que siga así Dor mucho! siglos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *