El perfil de Rafa Guerrero

logo_small_new.gif

021.jpg
Tras la frustración del gol anulado, unas protestas inútilesFoto: La Voz de Cádiz

Al Dicen que el amarillo del martes se asoma, como no podía ser menos, el gran protagonista de la semana, el hombre anuncio, Rafael Guerrero. Así lo ve J.Carlos Carabias en el ABC de Madrid. .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.- Un documento periodístico cambió su vida. Aquel micrófono en el césped de La Romareda convirtió a un ayudante sin nombre en el juez de línea más insigne de la historia del fútbol. Rafa Guerrero (Trobajo del Camino, León, 42 años) hace anuncios en la tele, tiene página web y monta un número cada cierto tiempo. Su banderín sigue cambiando el signo de los partidos, según dicta su pupila insobornable. El domingo en El Madrigal anuló un gol legal de Medina que otorgaba la victoria al Cádiz. Y a Guerrero no le gustan las medias tintas: lo hizo en el tiempo de prolongación.«Penalti y expulsión», dijo Rafa Guerrero aquel día de 1996 en un Zaragoza-Barcelona. «Rafa, no me jodas. ¡Me cago en mi madre! ¿Expulsión de quien?», inquirió Mejuto González. «Expulsión del 6», ratificó firme el linier. Aquel diálogo dio con Aguado en la ducha, penalti que transformó Ronaldo y victoria del Barça por 3-5, cuando perdía por 3-2. El agresor de Couto fue en realidad Solana, pero quedó grabada la determinación de aquel auxiliar que no pestañeó.Desde entonces Rafa ha cruzado la divisoria que impone silencio, resignación y sometimiento al escarnio público para sus colegas. Allí donde la mayoría calla y cobra, aguanta y se muerde el labio, el leonés ha creado un personaje al que saca rendimiento.Hace dos temporadas volvió a interpretar la justicia a su manera. Iturralde tuvo dudas y Guerrero le iluminó. Expulsó a Zidane en el Sánchez Pizjuán en una eliminatoria de Copa por una artimaña de Pablo Alfaro. El alboroto en los vestuarios implicó a Valdano y al presidente del Sevilla en un altercado que derivó en institucional. Fiel a su ética justiciera de un suceso por temporada, en 2005 concedió la victoria al Athletic en Santander gracias a un penalti que nadie vio en el periodo extra.Por esa afición irrenunciable, Rafa Guerrero se convirtió en icono. Modesto encargado del comedor en un colegio, el dinero y la fama aparecieron en un anuncio de Renault, en el que el linier era abandonado en un bosque, condenado a sobrevivir con su banderín, y promocionado como cantante «para que se aleje del fútbol y no estropee las mejores jugadas».Su vena arbitral viene de lejos. Cuando empezaba, con 28 años, expulsó a su padre en un campo de Regional. Pero la vida le ha transformado en un clon de Pierluigi Collina, el colegiado calvo. Guerrero fue el primer árbitro que realizó un anuncio en España. Gracias a esa popularidad salió a la luz su espíritu solidario. Uno de sus tres hijos, Jalil, es un niño saharaui adoptado en Argelia.RAFA GUERREROJuez de líneaOcho años después de su «penalti y expulsión», el leonés volvió a actuar en el límite del tiempo. En Villarreal anuló un gol legal a Medina que hubiera dado el triunfo al CádizEnlaces relacionados:- Rafa, un experto en líos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *