Volveremos

album_mad_cad_01.jpgHace más de veinte años el fútbol no era lo que es ahora. Los jugadores del Real Madrid no eran ídolos de masas que llenaban las revistas del corazón. El Cádiz tampoco era un equipo bien trabajado, ordenado, solidario y ambicioso. Ni siquiera la afición amarilla tenía la capacidad de movilización y convocatoria que demuestra día tras día, partido tras partido. Sin embargo, hace veinte años ir a jugar al Bernabeu era, como ahora, un plato de difícil digestión en lo futbolístico pero de sabor inolvidable en lo histórico.

En aquella época jugaba en el Cádiz un salvadoreño bohemio que decidió pisar el Santiago Bernabeu dispuesto a mostrarle a España lo que era el equipo amarillo. Jorge González se llamaba el crack y consiguió una gesta impensable en aquel momento, poner al Cádiz por delante en el luminoso de Chamartín. Hoy, más de veinte años después, el Cádiz ha vuelto a adelantarse en el marcador en el que probablemente sea uno de los mejores campos del mundo.

Ha ocurrido en el minuto 54 de partido cuando Estoyanoff, que ha salido de titular en lugar de Enrique, ha centrado el balón desde la banda derecha para que Medina rematara. Tras golpear en un defensa el esférico ha caido en los pies de Nenad y, tras un rebote, de nuevo en Medina que esta vez no ha perdonado. El gol ha sonado en más de siete mil gargantas que, hasta aquel momento, habían disfrutado como posesos y que en ese minuto besaron la gloria.

 

Antes Espárrago había vuelto a demostrar que es el profe que más sabe del colegio y que tiene a los alumnos más aplicados. Empeñados en dejar claro que el Cádiz no es flor de un día en la Primera División, los amarillos han ido a por el encuentro desde el minuto uno. En los primeros doce minutos han acumulado tres llegadas y cuatro corners demostrando una ambición y un carácter mayúsculos.

 

album_mad_cad_02.jpgPese a que el oso madridista se sacudió el agobio con tres zarpazos durísimos que no acabaron en gol por muy poco, los amarillos, cuando se lamieron las heridas, volvieron arriba a buscarle las cosquillas a los galácticos. Bezares y Benjamín se comieron a Guti y Zidane. Nenad se multiplicaba hasta hacer de mediocentro sin balón, de mediapunta en el desarrollo de la jugada y de delantero centro en la finalización. Medina se peleaba hasta con su sombra. Berizzo y De Quintana estaban siempre atentos a todos los movimientos, a todos los desmarques, a todos los cruces. Varela y Raul López, hacían gala de lo que son, dos laterales muy implicados, trabajadores y abnegados que no se complican con la pelota.

 

La cosa iba calentándose. Benjamín y Nenad jugaban de tacón dentro del área del Real Madrid. Medina le tiraba un cañito a Zidane. Benji lo imitaba con uno doble a Gravesen y Guti. Estoyanoff gambeteaba en su carril derecho. Parecía uno de esos sueños felices que uno tiene cuando piensa que algún día visitará el Bernabeu. Un sueño que se estaba haciendo realidad, más aún cuando Lizondo Cortés no picaba ante un piscinazo de Robinho.

En el descanso no nos despertamos y seguimos soñando. Un centro de Estoyanoff lo salvó por poco Sergio Ramos. Casillas respondió de forma majestuosa a una chilena del Cacique. Hasta que ocurrió la jugada del minuto 54 que nos proporcionó diez de los minutos más felices de nuestra vida como cadistas. Diez minutos largos, en concreto trece (mala suerte), hasta que Roberto Carlos, en el lanzamiento de una falta inexistente, aprovechó el boquete en la barrera cadista para hacer el empate. A partir de ahí paso lo que se esperaba.

 

He comenzado contando una historia de hace más de veinte años. Aquel día, pese al gol de Mágico, el Cádiz perdió por 6 a 2. Esta vez ha sido por un 3 a 1 más que injusto. Al gol de Roberto Carlos le siguió otro de Beckham (también de una falta inexistente) y un último de Robinho de sombrero. Sin embargo, como aquel día, el 21 de enero de 2006 pasara a la pequeña historia del cadismo como el día que el Cacique Medina puso por delante al Cádiz en el Bernabeu. El día que más de siete mil cadistas disfrutaron como niños y se acostaron pensando en volver el año próximo a culminar la faena.

Autor:Ccapital

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *