Triunfo incontestable en Córdoba

La pretemporada es una cosa, y la liga es otra. 

Tarde soñada en Córdoba para la afición cadista

Partido soñado el del retorno cadista a la competición. Había la lógica incertidumbre por cómo sería el cambio de chip de la plantilla, una vez acabada una pretemporada con más sombras que luces.

Y una vez se comprobó que Álvaro Cervera puede ser el mejor fichaje de los amarillos. Por segunda temporada consecutiva conseguía imponerse a su rival Luis Carrión. No tardó el Cádiz ni un minuto en ponerse por delante. Una jugada marca de la casa, con robo e inicio de un pletórico José Mari, continuada y terminada por David Barral y con una participación estelar de Salvi Sánchez que hizo añicos en apenas unos segundos el retorno de David Pinillos al fútbol español. Un gol para ser recordado durante años por su belleza.

Salvi y Álvaro festejan el segundo.

Como se podía imaginar este tanto hizo mucho daño a los locales, que no obstante, como una tónica que no cambió durante todo el partido, siguieron fieles a su filosofía de pretender salir con el balón jugado, algo que Cervera había estudiado perfectamente y que con presión alta y mucho orden en las tres líneas que se conformaron maniató cualquier atisbo de peligro para Cifuentes, que sólo sufrió en el primer periodo con el balón parado de David Lara.

Se encontraba el Cádiz cómodo y tras el 0-1 ni mucho menos renunció al contragolpe. De hecho pudo marcar Aitor en una jugada calcada a la de primer gol, y que bajo palos salvó el portugués Afonso. Pero no tardó mucho en llegar el 0-2 fue en el treinta y cuatro y anotado por Alvaro García. El de Utrera, que salió como mediapunta, pero que terminó moviéndose por todas las posiciones del ataque, remataba bajo palos un pase magistral de Salvi. Su velocidad para desmarcarse del cordobés José Fernández fue la clave de un gol que sólo se vio empañado parcialmente porque un minuto después José Mari tuvo que abandonar el campo cojeando sensiblemente. En su lugar, Abdullah, que salió con las consignas dadas por Cervera de ocupar el mediocentro y aportar su jerarquía en la medular, donde con 0-2 estaba claro que tenía una única lectura, la de minimizar los errores y perdidas de posición.

Servando y Álfaro en la clásica foto de inicio de la temporada.

En el minuto cuarenta Carrión arriesgó y retiró a un central (Afonso) y meter a otro delantero (Jona). El excadista se colocó junto a Sergi Guardiola, en lo punta del ataque, con el ex granadista Jaime Romero en la izquierda y el sevillano Alejandro Alfaro en la derecha. Sin embargo el repliegue defensivo amarillo fue perfecto, tanto en los laterales (Carpio, Bijker) como en el eje de la defensa (Mauro y Servando).

Se intuía que el segundo tiempo se iba a hacer largo. Las altas temperaturas de todo el día en Córdoba así como el peso en las piernas por el comienzo de la competición presagiaban que había que tener mucho cuidado en no cometer errores y evitar por encima de todo que los locales marcaran un tanto que les hiciera creer en la remontada.

Esa fue la consigna del Cádiz en todo el segundo tiempo, y aunque hubo momentos de contratiempos (molestias físicas de Salvi y Barral) y también otros donde los blanquiverdes apretaron con las entradas de Javi Galán y Markovic, el orden defensivo se mantuvo y cuando no, aparecía Alberto Cifuentes, especialmente con dos intervenciones a remates de Alfaro y otro de Jona que hubieran creado por la incertidumbre de una victoria que sólo se vio empañada por un gol local en la última jugada del partido.

fotos: La Voz de Cádiz

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *