Mismas virtudes. Mismos defectos


 oli_mano.jpg
 Oli un ejemplo de profesionalidad. Sus intangibles dieron un punto ayer.

Un penalti transformado por Lucas Lobos en el alargue del encuentro evitó que la Real Sociedad consiguiera matemáticamente la permanencia. Peor le fue al Cádiz que ya no depende de si mismo para lograr la salvación. Pero antes pasaron muchas cosas Lo primero que llamó la atención fue el paso atrás de Josemari Bakero. Cuando sólo se a Cifu en lugar del capitán Rekarte, el de Goizueta dejó sentados a sus tres fichajes Alvaro Novo, Stevanovic y Skoubo. En su lugar, un trivote en la medular, con Garitano, Viáfara y Mikel Alonso. Uranga fue su único referente en el ataque. Por el Cádiz C.F, Espárrago apostó por ir a por el partido desde el pitido inicial. Lobos, Enrique, Sesma y Matías. Cuatro hombres permanentemente flotando el área rival. No por ello se garantiza más acierto cara al marco, como veremos después…. Eso si, el Cádiz volvía a empezar dando ventajas al rival. Es la tercera vez que ocurre en Carranza en los últimos cuatro partidos en casa. Ya pasó con Atleti y con el Depor. En esta ocasión fue Xabi Prieto quien remataba placidamente. Antes, hasta otros dos compañeros suyos consiguieron tocar una falta lanzada desde el centro del campo. Quedaba todo un mundo pero el Cádiz ya tendría que recurrir a la heroica. Y vaya si lo hizo. Sesma, Lobos, Enrique (pudo hacer un hat trick perfectamente), Fleurquin, Pavoni al palo tuvieron ocasiones para antes del descanso incluso haber dado la vuelta al marcador. limia_desolado.jpg La salida del descanso fue lo peor que el Cádiz. Salió descentrado, nervioso. Tres minutos pero fueron claves. En uno de ellos Garitano marcaba, como hizo en Riazor, a la salida de un corner. 0-2 y el descenso se olía. En esas Espárrago decide un doble cambio Bezares y Pavoni dejaban su sitio a Oli y Fernando Morán. Garra, casta, tesón, lucha por cada balón. Las mismas virtudes de siempre pero sin acierto cara al gol. Hasta el Tano Vella lanzó su primer disparo a puerta de verdad como cadista. Alberto, el portero donostiarra lo desviaba a corner. Otro uy e ibangol_lolo.jpgEstoyanoff entraba por Varela. Tras este último relevo para Sesma era toda la banda izquierda, mientras que Lolo ocupaba la otra, dejando a Enrique y Oli como delanteros. Curiosamente, cuando nos hemos llevado toda la temporada hablando de la candidez amarilla, el gol que metía al Cádiz en el partido vino de una pareja de listos: Tano-Lolo. El lateral izquierdo Garrido andaba protestando por un roce con Oli cuando el argentino saca de banda y deja solo al 10 amarillo. Estoyanoff dispara duro con la diestra y marca su primer gol como cadista. A partir de ahí la Real Sociedad se veía cada vez más vulnerable. Si hace dos semanas el Depor daba un recital de repliegue y orden defensivo, la parte de atrás de la Real Sociedad eran monjas de la caridad. Fotos: La Voz de Cádiz

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *