No pasar apuros


 cadiz_cuerpotecnico.jpg
Sin perder el norte, todos debemos saber que elobjetivo es no pasar apuros.

Vaya por delante mi plena confianza en Xabi Gracia, puesto que después del trabajo que ha hecho en el Cádiz desde que firmó como entrenador en el Verano de 2008 tiene todo el crédito del mundo. Pero, a pesar de ello, creo que desde que comenzó la nueva andadura del equipo en el fútbol profesional, el técnico se ha equivocado en hechos importantes que le han costado puntos en la clasificación. Después del ascenso, el objetivo de cara a este curso era la permanencia en la categoría para cimentar poco a poco un proyecto serio con el que hubiera posibilidades de ascenso, a ser posible en este caso, despojándonos de la incómoda etiqueta de “equipo ascensor”. Así pues, la idea era disfrutar de la categoría, aprender de los equipos de mayor nivel y, con más o menos sufrimiento, seguir en Segunda. Que conste que no pretendo ser alarmista, pues estoy convencido de que calidad sobra como para lograr la permanencia, pero viendo cómo está la competición, se va a sufrir más de lo que en inicio se debería para conseguirlo.

 cad_rec_02.jpgFrente al Recre el equipo dio quizásel mejor tono de la temporada. Es el ejemplo a seguir.

Desde la derrota en el Rico Pérez de Alicante llevo preocupado por la marcha del equipo, a pesar de que después de ese encuentro liguero se consiguieron tres victorias (Recreativo, Albacete y Real Unión) y dos meritorios empates ante equipos que, al final de temporada, y si no pasan cosas raras, estarán inmersos en la lucha por ascender. La pasada jornada en la Ciudad Deportiva del Villarreal se vio lo que se lleva viendo desde el comienzo de Liga: un Cádiz sin apenas recursos y que se está acostumbrando peligrosamente a ir a remolque en el marcador. De acuerdo que este último choque estuvo condicionado por la expulsión de Kiko Casilla y que, a raíz de ella, el equipo se vio muy lastrado en el segundo tiempo, pero también hay que tener en cuenta que antes de ese incidente el rival ya se había adelantado en el marcador y estaba siendo muy superior.

 cadiz_once_3J.jpg
 El once de la 3º jornada de liga ante el Córdoba

Es cierto que, en última instancia, los responsables del éxito o los tropiezos del equipo son los futbolistas, que son quienes salen al terreno de juego, pero también es cierto que, una de las funciones del entrenador es la de estipular unas pautas para que sus jugadores den un rendimiento concreto. Quisiera que el aficionado cadista que lea estas líneas se olvide de factores externos, como arbitrajes de ínfima calidad que puedan condicionar partidos por tratarse de algo ajeno a nosotros, y se centrara en lo que de verdad está en nuestras manos: los futbolistas y el cuerpo técnico. La idea inicial de Gracia era la de mantener una línea de juego similar a la del año anterior, con una posesión constante del balón para dominar al contrario. Una idea que era de mi agrado y que ha chocado frontalmente con dos obstáculos: tener la posesión del balón por el mero hecho de tenerla y sin saber qué hacer con ella acaba resultando improductivo y que este año los rivales son de mayor entidad que en la temporada pasada, sin dejarse controlar y saliendo desde el pitido inicial a morder.cadiz_erice.jpgSe creía que el principal problema con ese modelo de juego era la ausencia de un rematador, pero ahora que Ogbeche se ha erigido en la principal referencia ofensiva, el equipo sigue adoleciendo de los mismos problemas de siempre. ¿Qué es lo que falla entonces? Este equipo, desde mi punto de vista, gira en torno a tres ejes principales: Jon Erice, López Silva y Ogbeche, lo que ha originado un Cádiz previsible, al que los rivales tienen estudiado y controlado, porque más allá de eso (y de la banda derecha, de la que no hablo por haber sido la principal vía de ataque desde hace dos temporadas y ser, por tanto, sobradamente conocida por todo el mundo) no hay recursos para sacar adelante un compromiso medianamente complejo.cadiz_enrique.jpg Los rivales saben que Jon Erice es quien distribuye y reparte el juego, por lo que presionándole al Cádiz lo único que le queda como recurso creativo es el desplazamiento en largo del balón. Lo mismo sucede con López Silva, único jugador que incide en banda con peligro, al que en Villarreal le pusieron hasta tres defensores encima para evitar sus internadas. Además, el extremo onubense apenas se ve secundado por Cifuentes en tareas ofensivas, por lo que los zagueros rivales lo tienen más fácil aún si cabe para tener maniatado al Cádiz. Ogbeche, finalmente, es un futbolista que cuerpea muy bien, lucha con los defensas y en la mayoría de balones por alto sale vencedor, consiguiendo bajar al césped el esférico, pero su problema es que está muy solo. No tiene apoyos de un media punta que recoja el balón una vez lo haya bajado de las nubes y genere peligro en segunda instancia. cadiz_bartolo_abraham.jpgEso y la fragilidad defensiva, son a mi juicio los mayores problemas que padece en lo que va de año el Cádiz. Los defensas (y en general partiendo desde medio campo) son excesivamente blandos a la hora de frenar a los rivales, y eso se acaba pagando (los dos goles en contra en Vallecas se pudieron haber evitado de hacer una falta táctica en el medio campo, e incluso el segundo ante el filial del Villarreal de haber tenido mayor contundencia en defensa) Quizás, los problemas en la zaga se deban a que Gracia aún no ha rotado, pues a excepción de Cifuentes, que ha dejado que en algunos encuentros actuara Raúl López, el resto de integrantes de la defensa han disputado por completo los doce partidos que de momento se llevan jugados.Creo que, de rotarse más, se conseguiría mayor frescura y quizás, en algunos partidos hubiera habido otros resultados más favorables para nuestros intereses. Por ejemplo, sigo sin comprender por qué un hombre que vino con la vitola de crack como Diego Tristán cuenta tan poco para Gracia, a pesar de que Ogbeche esté en un estado impresionante de cara a puerta. De rotarse más y de cambiar de idea futbolística, a lo mejor no pasaríamos tantos apuros. En cualquier caso, la permanencia pasa por marcar diferencias contra los rivales directos desde el principio, por lo que no se pueden permitir más tropiezos comos los de Castellón o la semana pasada. Esta semana, primer choque decisivo contra el Girona…

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *