Los bancos quieren meter goles

Los Bancos y la Industria del Fútbol<?xml:namespace prefix = o ns = «urn:schemas-microsoft-com:office:office» />

 fifa_paraguas.jpg

 La FIFA no tiene reparos en meterse bajo el paraguas

 

Dime un negocio que funcione y prospere y los Bancos acudirán como abejas al panal. Dicho popular que no le falta razón. En España la irrupción de la Banca al fútbol se ha hecho esperar más que en otros países, más acostumbradas a este tipo de situaciones de patrocinio como nuevas vías de comunicación y marketing. La Liga Nacional de Fútbol Profesional (LFP) y el BBVA han firmado contrato de patrocinio por tres temporadas por el que la entidad financiera será patrocinador oficial de la LFP y, además, se convertirá en el primer esponsor exclusivo de la historia de la competición de Segunda División. Como resultado de esto, nuestra segunda División se llamará Liga BBVA.    Hasta la fecha los Bancos españoles han sido reacios a invertir en el deporte de masas por excelencia. Banesto si dio un paso para ganar mercado financiero en la Liga española de Fútbol y tiene acuerdo firmado con el Athletic Club de Bilbao, similar al alcanzado con el Real Madrid, para gestionar su tarjeta de crédito y débito. En el acuerdo con el Athletic Club de Bilbao se pacta con los titulares de la tarjeta de pago y débito varias tarifas según el consumo. En el convenio de Banesto con el Real Madrid se incluye, por ejemplo, un premio de dos euros por cada gol que marque el equipo merengue. 46eeccba4420f616cd9e671b10235ce4.gifEl resto de patrocinio de entidades bancarias y cajas en España ha sido meramente testimonial, como reclamos publicitarios en equipaciones oficiales, publicidad estática en Estadios y poca cosa más, desde luego nada comparable a lo que ya sucede en Alemania dónde varios bancos intentan sacar, literalmente, partido de la fascinación por el fútbol. Tanto que muchos de ellos están lanzando bonos y fondos asociados con la euforia desatada en Alemania con su Mundial. Potentes institutos como el Dresdner Bank, y el NordLB ya han lanzado al mercado diferentes productos relacionados con el fútbol. Los potenciales clientes no son sólo los aficionados alemanes sino también aquellos apasionados por el juego; no en vano las ofertas bancarias tienen, además de los depósitos, una variante de apuestas.   drebaLogo.gifEl NordLB, por ejemplo, el mayor promotor del Eintracht Braunschweig, paga una bonificación anual del 0,5% por cada uno de los años que su equipo juegue en la 1ª ó 2ª división de la Bundesliga. Dicho fondo tiene una duración de 6 años y tres meses. Otro ejemplo. El DekaBank lanzó un «Fondo de Garantía por Equipos». El largo nombre es necesario para explicar que dicho fondo se compone de clientes individuales que en «equipo» compiten con otros clientes aprovechando oportunidades, pero también arriesgando su capital. El Dresdner Bank es, de por sí, un amante del dinero de los futbolistas, y más aún, de los consumidores de fútbol. Su director Herbert Walter, abiertamente declarado aficionado al Munich 1860, tras haber introducido el juego de bolsa en la red «Ball Street», lanzó ahora el «Bono de Campeón Mundial». mundial_bancos.jpgEs también de resaltar que la institución bancaria First National Bank (FNB) es la primera compañía sudafricana que ha firmado un acuerdo en calidad de promotor nacional del Mundial de 2010 que organizará Sudáfrica. El acuerdo se ha rubricado en Berlín por un valor de 30 millones de dólares. El FNB tendrá las funciones propias de banco oficial del Mundial 2010 y ofrecerá todos los servicios bancarios, incluidas las transacciones comerciales y corporativas, así como el servicio de cajeros automáticos en estrecha colaboración con VISA. Una vez publicados los datos del último mundial hemos conocido que en tan solo un mes con 64 partidos, FIFA se embolsó por el Mundial 2006 alrededor de 3 billones de euros (por algo la prensa económica especializada lo bautizó con el seudónimo de «El mundial de los bancos». Más de 600 millones en patrocinios, alrededor de 400 en venta de entradas, una cifra mayor a los 2.2 M en derechos televisivos y un impacto económico para Alemania de alrededor de  8 millones de euros. Con todos estos datos tan a la mano, nos preguntamos que el fútbol no parece un mal negocio o una mala industria ¿o si?   

Autor:Tito Martín

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *