La clave del partido


cadiz_cuerpotecnico.jpgEl minuto 57 lo condicionó todo. También los cambios.

Los que desde la grada de Tribuna y situados detrás del banquillo local asistimos cada jornada a los partidos de nuestro equipo en Carranza pudimos comprobar perfectamente como entre desesperado y ansioso se dirigía Javi Gracia hacia la banda donde calentaban los suplentes del Cádiz, léase Juanma, David García y Manu Barreiro, desde minutos antes, creo que desde el comienzo del segundo tiempo. Corría el minuto 57 de partido y en vistas del desarrollo del partido, y la impotencia que mostraban nuestros jugadores para ni siquiera crear peligro, eran comprensibles los gestos de llamada de Javi Gracia que barruntaban la inminencia del segundo relevo. El elegido era Juanma, que raudo emprendía veloz carrera hasta llegar a la altura de Chirino. Estaba claro que iba a ser el recambio de uno de nuestros dos exteriores, bien Enrique o López Silva.Pero ocurrió en ese mismo instante lo inesperado. López Silva en su única intervención acertada, desborda por velocidad a su par, que no lo derriba fuera del área por estar ya amonestado previamente en la primera parte, llega hasta la cal de la línea de fondo, se para y cambia el balón de pierna, para con su derecha poner centro preciso al segundo palo donde otro hombre sospechoso de ser cambiado, como Enrique, se eleva y adelantándose a su par remata de cabeza alejándolo al segundo palo del portero. Nadie se lo podía creer porque López Silva y Enrique pasaron los dos en ese minuto 57 del infierno del banquillo a la gloria del gol. Cosas del futbol que no dejan de sorprender. Ni que decir tiene que el cambio ya no se produjo, hasta trece minutos después que entonces si salió Juanma en el minuto 70 por un aplaudido López Silva. Pocas veces un cambio que no se realiza influye tanto en el resultado de un partido.

Autor:Tito Martín

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *